El proyecto

Venti anni fa veniva chiuso al pubblico lo storico Planetario di Roma che aveva sede nella Sala della Minerva, alle Terme di Diocleziano.
 Primo in Italia per dimensioni, il Planetario di Roma era una struttura conosciuta e amata dai Romani e molto frequentata dai turisti. La sofisticata tecnologia di cui era dotato (un proiettore Zeiss II) era avanzatissima per l’epoca e ne faceva un Planetario all’avanguardia in tutta l’Europa.

Hace veinte años se cerró al público el histórico Planetario de Roma con sede en la Sala de Minerva de las Termas de Diocleciano. Este planetario, el mayor de Italia en cuanto a tamaño, era un lugar muy querido por los romanos y muy visitado por los turistas. Su sofisticada tecnología (proyecto Zeiss II) era muy avanzada para la época y lo convertía en un planetario vanguardista en Europa.
Cuando se cerró al público, Roma perdió uno de los poquísimos recursos de cultura científica presentes en la ciudad y esta carencia ha sido cacareada continuamente durante 20 años en los medios de comunicación, entre los ciudadanos y entre los numerosos astrófilos romanos.
Con la inauguración del nuevo Planetario del Eur, el Área de Cultura del Ayuntamiento de Roma devuelve a los ciudadanos y a Italia este importante instrumento científico-didáctico.